• Obtenga una evaluación gratuita de su caso Haga que nuestro equipo revise su caso
  • Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.

Lesiones de espalda y columna vertebral

Las lesiones de espalda pueden afectar a su vida diaria, tanto personal como profesionalmente. Si no se atienden, las lesiones de espalda pueden volverse crónicas y provocar aún más dolor. Si la conducta negligente o descuidada de otra persona ha causado su lesión de espalda o ha agravado una lesión de espalda preexistente, puede tener derecho a recuperar ciertos daños.

Un abogado de lesiones de espalda puede ser tan importante como un quiropráctico

Tener un abogado de lesiones de espalda de su lado podría ser tan importante como tener un buen quiropráctico. Las lesiones de la espalda y la columna vertebral pueden ocurrir de numerosas maneras diferentes. Algunos escenarios frecuentes incluyen accidentes de vehículos de motor, accidentes de navegación, o accidentes de bicicleta y peatones. Además, las lesiones de espalda se producen con frecuencia en el lugar de trabajo cuando un empleado se cae, tiene que empujar o tirar de objetos o levantar objetos pesados. Los resbalones y las caídas, en general, también pueden causar lesiones de espalda. Además de estos ejemplos, las lesiones de espalda pueden producirse de muchas otras maneras.

Anatomía y visión general de las lesiones de espalda y cuello

No todas las lesiones de espalda son iguales. La espalda está compuesta por la columna vertebral, la médula espinal, los músculos, los tendones y los ligamentos. Para comprender plenamente una lesión de espalda, es necesario tener un conocimiento básico de la anatomía de la espalda.

Componentes de la espalda y la columna vertebral. La espalda es compleja. La espalda contiene músculos que le ayudan a moverse o a mantener la posición. Los tendones sujetan el músculo al hueso. Los ligamentos se extienden de un hueso a otro para mantener los huesos unidos. Puedes lesionarte estas partes de la espalda, pero (aparte de las distensiones musculares) la mayoría de las lesiones de espalda tienen que ver con la propia columna vertebral.

La columna vertebral no es un solo hueso largo. Más bien, la columna vertebral está compuesta por 24 huesos separados llamados vértebras. Estas 24 vértebras se apilan unas sobre otras para formar la columna vertebral. La columna vertebral es una estructura fuerte, pero flexible. Los cuatro componentes principales de la columna vertebral son: las vértebras, las articulaciones, los discos y los nervios. Las vértebras protegen los nervios y la médula espinal (que envía señales eléctricas entre el cerebro y los nervios de las piernas, los brazos, la espalda y otras partes del cuerpo). Las articulaciones son los espacios entre dos vértebras que permiten diferentes grados de movimiento. Por último, los discos son "amortiguadores" hechos de cartílago -un material elástico y blando- que actúan como cojines para evitar el desgaste de las articulaciones.

La columna vertebral se divide en tres secciones principales: (1) la columna cervical (o cuello) está formada por las siete vértebras superiores; (2) la columna torácica está formada por las doce vértebras centrales; y (3) la columna lumbar (o espalda baja) está formada por las cinco vértebras inferiores.

Nuestros abogados especializados en lesiones de espalda gestionan todo tipo de casos de lesiones

Con la información de la anatomía de la espalda como telón de fondo, los siguientes son algunos tipos de lesiones comunes que nuestros abogados de lesiones de espalda han llevado a la sala de audiencias:

  • Distensión y esguince de la parte inferior de la espalda (lumbar). Las distensiones y esguinces musculares de la parte baja de la espalda son una lesión común de la espalda. Aunque una distensión o esguince lumbar puede parecer una lesión relativamente leve, puede causar un dolor intenso y debilitante. Si la zona lumbar sufre una distensión o un esguince, los músculos y los tejidos se hinchan y provocan una dolorosa inflamación y, a veces, espasmos musculares. Una distensión se produce cuando las fibras musculares o los tendones se estiran o desgarran de forma anormal. Por el contrario, un esguince se produce cuando los ligamentos (tejido que mantiene unidos los huesos) se estiran de forma anormal o se desprenden de sus uniones.
  • Hernia de disco o protuberancia. Los discos de la columna vertebral están formados por un centro blando y gelatinoso encerrado en un exterior más duro y elástico. Un disco abultado suele producirse cuando los discos vertebrales se mueven o se deslizan de su posición normal y provocan una hinchazón hacia el exterior elástico. El disco también puede "hincharse" entre los espacios de las vértebras. Por el contrario, una hernia discal se produce cuando el centro interior, gelatinoso, empuja a través de un desgarro en el exterior. Aunque una hernia discal es probablemente más grave que una protuberancia discal porque sobresale más, ambas pueden causar un dolor intenso al ejercer presión sobre las raíces nerviosas. La hernia de disco o la protuberancia pueden comprimir el nervio o causar una dolorosa inflamación de la raíz nerviosa.
  • Fractura de vértebra. Una fractura de vértebra se produce cuando una vértebra de la columna vertebral disminuye entre un 15% y un 20% de su altura debido a una fractura. Esto puede ocurrir cuando se aplica una fuerza enorme a la espalda. Hay diferentes tipos de fracturas de vértebras. Por ejemplo, una fractura por compresión se produce cuando la vértebra no puede soportar una fuerza repentina y se fractura como resultado. Una fractura en cuña es una forma de fractura por compresión, ya que la parte delantera de la vértebra se hunde y tiene forma de cuña. Otro tipo de fractura vertebral es la fractura por estallido. Una fractura por estallido se produce cuando se fracturan varias vértebras. Las fracturas por estallido son graves porque los fragmentos de hueso pueden extenderse y causar lesiones en la médula espinal. Independientemente de la clasificación de la fractura, si ésta es inestable, puede dificultar la distribución del peso de la columna vertebral, causar deformidad y progresar y causar más daños si no se trata.
  • La radiculopatía es un término médico general que describe el problema cuando los nervios de la espalda se ven afectados negativamente. Esto puede abarcar un nervio pellizcado u otros problemas como la estenosis espinal (ver abajo), espolones óseos, hernias discales u otras condiciones que afectan a los nervios. La radiculopatía puede tener diferentes síntomas y nombres dependiendo de la localización en la columna vertebral. Por ejemplo, la radiculopatía lumbar se denomina ciática porque las raíces nerviosas que componen el nervio ciático están afectadas y se pueden sentir dolores punzantes en las piernas. En cambio, la radiculopatía cervical (cuello) puede provocar síntomas en los brazos y las manos debido a la localización del nervio comprimido.
  • Disfunción de la articulación facetaria. Las articulaciones que conectan las vértebras se denominan articulaciones facetarias. Su función es promover el movimiento saludable (junto con los discos) y la estabilidad del movimiento en la espalda. Cada articulación tiene fibras nerviosas que envían señales de dolor cuando la articulación está irritada o lesionada. La disfunción de la articulación facetaria puede producirse si una persona sufre un traumatismo en la espalda (por ejemplo, un latigazo cervical en un accidente de tráfico).
  • Estenosis espinal. La estenosis espinal se produce cuando la columna vertebral se estrecha. Como resultado, se produce una presión sobre la médula espinal y los nervios de la zona comprimida. La estenosis espinal suele producirse en la zona del cuello (cervical) o de la espalda baja (lumbar).
  • La espondilolistesis se produce cuando una de las vértebras se sale de su sitio (ya sea hacia delante o hacia atrás) y cae sobre la vértebra inferior. Esta afección puede provocar una estenosis espinal (véase más arriba) o la compresión de las raíces nerviosas.

Diagnóstico de las lesiones de espalda

Las lesiones en la espalda y la columna vertebral no siempre aparecen inmediatamente después de una colisión o un accidente. Algunas personas pueden sufrir dolor e hinchazón inmediatos, mientras que otras pueden no detectar ningún dolor durante días o semanas después de la colisión o el accidente. Las circunstancias que rodean a cada lesión de espalda son diferentes dependiendo de la colisión, el accidente y la persona.

Síntomas. Algunos signos y síntomas del dolor de espalda pueden ser:

  • Dolores o espasmos musculares
  • Dolores punzantes o agudos
  • Pérdida de la sensibilidad alterada (capacidad de sentir calor o frío)
  • Adormecimiento, hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos, los dedos, los pies o los dedos de los pies
  • Dolor que se irradia hacia la pierna o las nalgas
  • Dolor al estar de pie, caminar, levantar o moverse
  • Rigidez o dificultad para estar de pie
  • Restricción de la amplitud de movimiento

Pruebas e imágenes. Para determinar qué tipo exacto de lesión de espalda tiene, puede someterse a las siguientes pruebas para que un médico pueda diagnosticar el problema.

  • Rayos X. Una radiografía utiliza haces invisibles de energía electromagnética para crear imágenes de sus huesos. Estas imágenes pueden mostrar la alineación de los huesos de la espalda, pero pueden no revelar daños en los músculos, discos, nervios o médula espinal.
  • RESONANCIA MAGNÉTICA. La resonancia magnética muestra los tejidos blandos. Además de la estructura ósea, una resonancia magnética puede mostrar discos herniados o abultados y problemas en los tejidos, tendones, nervios, ligamentos, vasos sanguíneos y músculos. Por lo tanto, una resonancia magnética es probablemente mejor que una radiografía para visualizar daños en los tejidos blandos de la espalda.
  • Tomografía axial computarizada. La tomografía axial computarizada suele utilizarse junto con las radiografías para mostrar los daños en el cartílago y los fluidos cuando se rompe un disco. La tomografía axial computarizada también puede mostrar el alcance de una fractura en una vértebra concreta.
  • Estudio nervioso. El estudio de los nervios suele realizarse con electromiografía (EMG). El estudio de los nervios estimula los nervios para determinar su capacidad de enviar una respuesta a los músculos. Un EMG puede ayudar a diagnosticar problemas con la raíz del nervio, como una hernia de disco o estenosis espinal que está comprimiendo las raíces nerviosas.

Estas son las principales pruebas que se utilizan para diagnosticar las lesiones de espalda, pero no es una lista exhaustiva. El tipo de prueba a la que se someta dependerá de los síntomas que experimente.

Tratamiento de las lesiones de espalda

El tratamiento de las lesiones de espalda varía en función de los síntomas y la causa subyacente. Sin embargo, a continuación se enumeran algunos de los tratamientos más comunes a los que se someten las personas con problemas de espalda o columna vertebral:

  • Fisioterapia. La fisioterapia puede abarcar una serie de tratamientos diferentes. Por ejemplo, un fisioterapeuta puede aplicar calor y hielo en la espalda. Además, un fisioterapeuta podría utilizar ultrasonidos, estimulación eléctrica o ejercicios de flexibilidad y fuerza para fortalecer la espalda y el abdomen.
  • Terapia quiropráctica. Los quiroprácticos utilizan la manipulación y los ajustes de la columna vertebral para mejorar la amplitud y la calidad del movimiento de su espalda. Los quiroprácticos utilizan una fuerza controlada y repentina para reajustar los huesos de la columna vertebral y el cuello.
  • Estimulación nerviosa. Algunos tratamientos incluyen la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), que administra pequeños impulsos eléctricos a través del cuerpo mediante electrodos colocados en la piel. Su objetivo es liberar endorfinas y otras sustancias para detener las señales de dolor en el cerebro.
  • Las inyecciones pueden ayudar a aliviar el dolor. Por ejemplo, las inyecciones epidurales de corticoesteroides suelen utilizarse para ayudar a reducir la inflamación y el dolor en la espalda. Las inyecciones pueden ayudar a aliviar el dolor mientras progresas en la fisioterapia y realizas estiramientos y ejercicios que de otro modo no podrías realizar.
  • Cirugía. A veces es necesaria una intervención quirúrgica para tratar una lesión de espalda. Una de ellas es la fusión de la columna vertebral. Una fusión une dos vértebras con un injerto óseo insertado entre ellas. Las vértebras se entablillan con jaulas, tornillos o placas metálicas. Otro tipo de cirugía es la inserción de un disco artificial para sustituir uno dañado entre dos vértebras. Por último, a veces es necesaria una disectomía para eliminar partes de un disco irritante que comprime un nervio. La necesidad de una intervención quirúrgica, y su tipo, dependerá en última instancia del tipo y la gravedad de la lesión de espalda.

Nuestro abogado de lesiones de la columna vertebral de Houston ayudará a calcular su recuperación monetaria

Si la negligencia o la conducta intencional de otra persona ha causado su lesión de espalda o exacerbado una lesión preexistente, usted puede tener derecho a ciertos daños y nuestro abogado de lesiones de la columna vertebral de Houston le ayudará a calcular esos daños. Para determinar cuánto dinero en daños y perjuicios tiene derecho a recuperar depende de las circunstancias que rodean su lesión. El tipo de lesión en la espalda, la gravedad de esa lesión, y la asignación de la culpa, todos juegan un factor en la determinación de una solución de la lesión o la cantidad de un jurado podría conceder.

Existen tres tipos principales de daños:

  • Los daños económicos tienen un coste directo o tangible. Por ejemplo, los daños económicos consisten en facturas médicas, salarios perdidos o -en casos especialmente graves- servicios de atención vitalicia, como cuidados de custodia y modificaciones en el hogar o el automóvil.
  • Facturas médicas. En una demanda por una lesión de espalda, las facturas médicas suelen estar cubiertas dólar por dólar en las cantidades que han sido pagadas o incurridas por los proveedores médicos. Los costos comunes incluyen terapia física, terapia quiropráctica, visitas al médico y medicamentos. En los casos más graves, estos costes pueden incluir inyecciones o cirugías.
  • Salarios perdidos. Cuando una persona sufre una lesión en la espalda, a menudo tiene que faltar al trabajo debido al dolor que crea una incapacidad para trabajar. Los salarios perdidos abarcan cualquier pérdida de ingresos que la persona lesionada habría ganado si no hubiera sufrido la lesión de espalda. A menudo esto incluye la pérdida de ingresos desde el momento de la lesión hasta el momento en que la persona lesionada puede volver a trabajar.
  • Servicios de asistencia vital. En los casos especialmente graves que afectan a la médula espinal, puede producirse una parálisis. Si una persona sufre una lesión en la espalda que le provoca una parálisis, puede necesitar cuidados asistenciales. Lo más probable es que esa persona tenga que hacer modificaciones en su casa y en su vehículo para adaptarse a la necesidad de utilizar una silla de ruedas. Estas modificaciones, tanto en el hogar como en el automóvil, pueden incluir tanto rampas como ascensores.
  • Los daños no económicos (o generales ) varían de una persona a otra e incluyen el dolor y el sufrimiento, la angustia mental, la pérdida de disfrute, la pérdida de consorcio y la discapacidad.
  • Los daños punitivos castigan al demandado por su mal comportamiento. Los daños punitivos son menos comunes en los casos de lesiones de espalda, a menos que el demandado haya cometido un acto intencional o malicioso que supiera que te iba a perjudicar.

Preguntas frecuentes

P: ¿Cuánto vale mi reclamación por lesión de espalda?

Respuesta: Depende de los daños ya que cada caso y cada lesión es diferente. El alcance y la gravedad de la lesión de espalda serán diferentes en cada caso. Los métodos y opciones de tratamiento de las lesiones de espalda también pueden ser diferentes. Algunas personas también pueden perder tiempo de trabajo debido a una lesión de espalda. Si usted sufrió una lesión en la espalda y cree que otra persona es responsable, debe ponerse en contacto con los abogados de Armstrong Lee & Baker LLP para discutir si usted tiene un caso viable y cuánto puede valer su reclamo de lesión en la espalda.

P: ¿Quién paga mi lesión de espalda?

Respuesta: Depende. En los accidentes de tráfico, su seguro de automóvil puede incluir una protección contra lesiones personales (PIP) que cubrirá un límite determinado de costes, independientemente de cuál sea el conductor culpable. Su seguro médico puede cubrir parte de los costes de la búsqueda de atención médica. Si se lesionó en el trabajo, su empleador puede suscribir la compensación del trabajador o proporcionar su propio plan de beneficios. Dependiendo del escenario, su empleador puede pagar algunos de los costes asociados a su lesión de espalda. Por último, la parte culpable puede ser considerada financieramente responsable de los costes asociados a su lesión de espalda. Los abogados de Armstrong Lee & Baker LLP tienen experiencia para ayudar a mantener cualquier parte culpable financieramente responsable de su lesión en la espalda.

P: ¿Puedo recurrir si agravo una lesión de espalda preexistente?

Respuesta: Sí. La defensa, sin embargo, probablemente tratará de evitar la responsabilidad por su lesión de espalda culpando sus problemas a las quejas de espalda preexistentes. Los abogados de Armstrong Lee & Baker LLP son hábiles e ingeniosos para demostrar la responsabilidad de una lesión de espalda en un caso de agravación para obtener la medida adecuada de los daños en su caso.

P: ¿Necesito ayuda legal para mi lesión de espalda?

Respuesta: Es posible que, en última instancia, no necesite ayuda legal. Sin embargo, las compañías de seguros y los empleadores son conocidos por emplear tácticas para evitar que usted recupere la compensación a la que puede tener derecho. Un abogado con experiencia en lesiones personales de Armstrong Lee & Baker LLP puede ayudar a nivelar el campo de juego para asegurar que usted obtenga la compensación a la que tiene derecho.

Llame a nuestro abogado de lesiones de espalda de Houston hoy para su consulta gratuita

Nuestro abogado de lesiones de espalda en Houston ha ayudado a cientos de víctimas y tenemos la experiencia y el profesionalismo para ayudarle. Póngase en contacto con Armstrong Lee & Baker LLP hoy para su consulta gratuita. Nuestros abogados de lesiones en la espalda tienen la experiencia, los conocimientos y la compasión para obtener la compensación que usted merece. No espere, llámenos hoy para programar una hora conveniente para usted para discutir su caso.